Futuro compañero de vida…

Te digo compañero de vida, porque hay ciertos requisitos que debiste haber cumplido para serlo…
Supongo que cuando nos conocimos, como a la segunda o tercera cita, te manifesté que no me quiero casar; debo suponer también que cuando te conté eso, te di las razones; yo ya pasé por eso.

Te digo compañero de vida porque serás quién camine a mi lado sin amarras, sin ataduras, sin compromisos, sin obligaciones, un compañero, un amigo, alguien me siga en los viajes, en la cama, en el día a día, en los chistes, que siga mi humor y me incluya en el suyo, compañero porque aprenderemos juntos, porque nos mandaremos cagadas y ambos vamos a aprender.

No sé dónde andarás hoy; tengo 25 años y no está en mis planes encontrarte aún, debes andar por ahí con tu novia oficial, de vacaciones con sus padres o con los tuyos o quizás los dos solos en un destino típico de Chile o el mundo, debes estar muy enamorado, porque así te imagino yo, bien apasionado. Si no estás con alguien, quizás has de estar con tus amigos bebiendo cerveza de asado en asado cada fin de semana (o en la semana también), ya los conoceré yo, seguro seremos de los mismos. O quizás andas de chica en chica buscando a la oficial, ¡Qué sé yo! para cuando te conozca, lo de hoy será pasado y poco y nada me importará.

Me gusta beber cerveza con limón, me gusta fumar de noche y hacerle click al cigarro con los dientes; me gusta el café, pero no cualquier café, odio los de la máquina de Nescafé que esta en todos los negocios, tiene un sabor horrible, debes saber que tengo altas expectativas en el té y el café, lo digo para que lo tengas en cuenta cuando me lleves desayuno a la cama un domingo cualquiera; debemos tener una cafetera y comprar Juan Valdez, es que no hay mejor que ese!

Te debe gustar el deporte, no digo que seas enfermizo, debes salir a trotar y preocuparte por ti, para despejar la mente, así salimos juntos.

En grupos musicales no te voy a juzgar, si escuchas los potros del sur para el 18 de Septiembre, los bailo contigo; si perreas hasta abajo cuando sales a bailar, yo te las canto! ahora bien, para llevar en tu música personal, de esa que escuchas cuando caminas bajo la lluvia un día cualquiera; debes saber que sería un suicidio que desperdiciaras esos momentos con mala música; no te voy a decir grupos, pero estoy segura que son buenos.

Te cuento que tengo una incapacidad para enamorarme que me da miedo, pero supongo que si hemos llegado hasta aquí es porque ya te diste cuenta y he podido superarlo en cierta medida. Tengo miedo de no poder enamorarme jamás; no tengo un corazón frío, de hecho quiero mucho a la gente; pero no puedo enamorarme; yo me obsesiono y se me pasa. Estuve a punto de casarme, ya te imaginarás por qué no lo hice.

No quiero pasar el resto de mi vida sola, pero tengo miedo de no encontrar a alguien que entienda mi forma de ser. No me quiero casar, no quiero vivir con alguien, no quiero amarrarme a nada hasta en unos buenos años más, si estás conmigo es porque sabes que yo amo mi libertad más de lo que te amo a ti (porque a estas alturas supongo que te amo o te quiero muuuuuuuucho no?), nunca me presiones, nunca me trates de controlar, porque no volveré.

Le tengo miedo a la soledad, pero no a estar sola, tengo una muy buena relación conmigo misma.

Me gusta llegar a mi departamento de noche y que no haya nadie, prender la tele, sacarme los zapatos, echarme en la cama y hacer nada, en esos momentos te voy a llamar, tu estarás en tu casa haciendo lo mismo o quizás un poco más, pero nuestra relación es así, así que me dirás que si e irás a mi departamento; haremos el amor y dormirás a mi lado, por la mañana ambos iremos a trabajar, nos tomaremos un café, nos daremos un beso y nos desearemos buen día; no nos veremos en varios días (ambos tenemos vidas, tu tus amigos, yo los míos). Nosotros nos respetamos, estamos juntos, yo no quiero hacer eso con cualquiera, lo quiero hacer siempre contigo, y tu conmigo, porque nos encontramos o la vida nos encontró. No estaría contigo si fueras un Don Juán, nosostros nos queremos.

Iremos de viaje a Tailandia o Indonesia, saldremos de camping y pelaremos a los que nos caen mal, a veces nos fumaremos un cigarro de los graciosos para olvidarnos del stress del trabajo y de la ciudad, tomaremos vino de noche y pelearemos a muerte, como todos. Yo soy menos orgullosa que tú, probablemente te llame primero, nos vamos a arreglar y aquí no ha pasado nada.

Idealmente pretendo cambiar de aquí a los 35 más o menos, te conté que para entonces quisiera una casa en el lago? una para ir en semana santa, en el invierno y una semana en vacaciones, donde lleguen mis padres y los tuyos. Quiero tener una niña y nombrarla Julieta, quiero tener un niño y que le escojas el nombre tú. Debes poder sentarte a mi lado y ver series tardes enteras, un domingo por la tarde, un sábado por la noche. Nos gusta chanchear, comemos como cerdos, pero luego nos matamos corriendo, nos vamos a llevar bien.

Si llegamos a un nivel de los Dioses y cambias mi forma de pensar, podríamos “casarnos” en una ceremonia simbólica, sin zapatos, en la playa, yo con un vestido de playa y una corona de flores, tu con pantalones arremangados y una camisa suelta, nuestros amigos sentados en sillas con flores, nada formal, nada elegante, nada costoso, todas con vestidos de playa y todos como quieran!, alguien nos dará una “bendición” y no firmaremos una mierda!!! al finalizar todos van a aplaudir porque saben que nos queremos mucho y lo pasamos bien juntos, somos muy amigos. Luego iremos todos a un bar de la zona, juntaremos todas las mesas y pediremos cervezas para todos, nosotros debemos pagar, es nuestro “matrimonio” hay que celebrar que nos queremos. Todos nos quedaremos ahí hasta tarde, seremos pocos, son sólo nuestros amigos cercanos, esos que compartieron los fines de semana con nosotros, los que se fueron de viaje contigo o conmigo, esos amigos de toda la vida, los que nos conocen y están tan contentos como tu y yo de que estemos juntos, a esos son a los que vamos a invitar, a los que no necesitan invitación, a los amigos de siempre. A tus padres, a los míos, a mis hermanos, mis sobrinos, un par de tíos muy muy cercanos y a un par de los tuyos, no son más de 30 en total, será un día genial.

Ahí nos iremos a vivir juntos, aunque prácticamente lo hemos estado haciendo todo el tiempo, siempre dormimos juntos, ahí será oficial, y podremos movernos a un lugar más tranquilo, tendremos un perro y ya pensaremos en hijos, más adelante, mucho más adelante…

…pero todo esto es ficción, porque mi mente y mi imaginación vuelan más que el avión más poderoso, porque soy una soñadora y siempre lo seré, porque luego de que tuve todo, me di cuenta que lo que quería era más simple, tal y como lo he descrito aquí, porque probablemente tu no existas o yo no exista más ¿Qué sabe uno?..

cigarro

camping

Una cita conmigo misma

Cómo explicarlo, por dónde partir… cómo sacar las palabras, cómo ordenar esta madeja de lana, cómo volver a poner todo en los cajones que corresponden, cómo desenredar los audífonos, cómo poner las luces navideñas, ¿cómo?

Ese momento en que te das cuenta que la vida es mucho más de lo que imaginaste, ese momento que te das cuenta que lo incierto está presente, más latente y más claro que lo cierto, cuando pensaste que todo estaba donde debía estar y ese era tu destino..BAAAM!

Mi madre siempre me ha dicho que el destino se lo forja uno, que uno puede hacer de su vida lo que uno quiera, que con el tiempo se aprende a amar, que las oportunidades son sólo una vez en la vida…así es, el destino es decisión de uno, nadie nace con una estrella, ni tiene suerte; esas son mierdas que la gente conformista inventa para justificar sus malas decisiones; todo, absolutamente todo en esta vida es causa y efecto.

Yo estaba en un cuento de Disney, era la princesa en el carruaje de cristal, era la reina del baile, era la que todos miraban y querían el vestido, era la que bailaba con el más lindo del pueblo y se llevaba la corona a la casa con el castillo y las hadas bailando a su alrededor, era un cuento inventado por mi, por mi cerebro, nadie más que yo, era todo, TODO lo que siempre quise, mi vida de “aldeadecolores” ese blog que tuve cuando tenía 15 años, era todo lo que siempre pensé era perfecto, era lo que mi mente quería ¡y por qué mierda siempre he tenido todo lo que quiero! “Ten cuidado con lo que desees, porque se te puede cumplir”, fue lo que me dijeron hace poco, quizás era lo que fui enseñada a querer, cuando me cantaban “princesa de luna” cuando era chica, era lo que la sociedad impone como perfecto, era lo que las películas, los libros, los cuentos de hadas nos dicen desde pequeñas, es el ideal de vida. Yo lo tuve, lo tuve todo, de principio a fin y entonces ahí, cuando tienes el mundo a tus pies y ya nada puede salir mal… es tu mente la que te traiciona, o te hace entrar en razón y te dice:
-Ahora tienes todo lo que siempre has soñado, nada puede ser más perfecto, pero… ¿no lo quieres cambiar por lo que yo, la vida, tengo en la puerta B?
-¿Qué hay en la puerta B?, pregunto yo, mientras todo mi alrededor se pone en “mute” pero sigue en movimiento, como en un carnaval, con colores, todos preparando lo que sería el fiesta del año y quedo yo parada en medio, escuchando sólo mi consciencia.
-Sólo hay una forma de averiguarlo, me responde mi mente
-¿Qué debo hacer? ahora más que antes quiero saber que hay en la puerta B, ¿Qué puede ser más perfecto que todo lo que he soñado en la vida? mientras el mundo seguía en mute, pero en movimiento
-Sólo hay una forma de averiguarlo, me responde mi mente
-¿Pero qué tengo que hacer? ¿Cómo sé yo que lo que me ofreces en la puerta B es mejor que lo que estoy viviendo ahora?
-Sólo hay una forma de averiguarlo, me responde mi mente
-¿Y si me equivoco?
-Sólo hay una forma de averiguarlo, me responde mi mente
-¿Y si no me gusta?
-Sólo hay una forma de averiguarlo, me responde mi mente
-¿Y si me arrepiento?
-Sólo hay una forma de averiguarlo, me responde mi mente
-y si…me quedé sin excusas…

De pronto todo se volvió más claro, de pronto el ruido regresó de a poco, sentí primero los gritos, la euforia, la emoción; sentí luego los colores, el ruido, la música, de pronto volví a sentirme parte del carnaval; había una sola diferencia…al final de la calle, una puerta roja, una única puerta roja que nadie se daba cuenta que estaba y en su centro, una gran y llamativa “B”, que nadie veía, que nadie notaba, porque estaban todos embelesados con el carnaval, porque todos sabían que ese carnaval era al que todos llamaba la atención y encontraban perfecto. De pronto yo, comienzo a hacerme camino entre la gente, sabía y tenía más que claro, que ya había decidido en ver qué había tras la puerta B, sabía que el carnaval ya no me pertenecía, sabía que nadie notaría si me iba de forma silenciosa ¡Había tanto ruido a mi alrededor! ¿Cómo iban a notar que me fui? una lágrima caía por mi mejilla, mientras me hacia paso entre la gente, todos saltaban, todos me empujaban, nadie me lo hacía fácil, nadie me escuchaba, yo pedía permiso, gritaba que me dejaran pasar, pero todos parecían ignorarme, me caí, me paré, mi cara llena de confeti, las luces más brillantes que nunca y la puerta B brillaba. Tomé la perilla de la puerta, no miré hacia atrás y la abrí…

-“Esta era la única forma de averiguarlo”, me dijo mi mente.

Cerré la puerta tras de mi, antes de cerrarla eché un último vistazo y de pronto, todo estaba en silencio, todo el mundo me miraba de pie, las luces se habían apagado, la gente se calló, todo se volvió más gris, yo sabía que habían alguien sufriendo entre la multitud, alguien a quien yo quería y aunque me doliera en el alma, cerré la puerta tras de mi y me encontré frente a un espejo…

-“Esto era la puerta B, un espejo?”

No se necesitaban respuestas, ahí estaba yo, frente a mi, dejando un carnaval tras de mi y encontrándome conmigo misma, me senté frente a mi, me observé, ver como caían mis lágrimas, verme, darme cuenta si fue la mejor decisión dejar todo por verme a mi misma frente a un espejo. LLoré, cajetillas de cigarro, soledad, vulnerabilidad y yo…supe entonces que a pesar de haber dejado un festival y aquella vida que todos disfrutaban, yo estaba feliz, a pesar de estar llorando, estaba frente a mi, por primera vez me veía los detalles, pude ver a través de mi piel, pude ver mis fortalezas, puede ver y escuchar mi corazón, porque sólo la soledad y la tristeza te muestran tu lado más duro y te enseñan. Lloré de dolor, lo que dejé, siempre supe que después que me fui, el carnaval se acabó para algunos y como dice Adrián Berra “me duele tu dolor”.

Se rompe el espejo y quedo yo, frente a la inmensidad, quedo yo frente al mundo…

-“Esta es la otra parte de la puerta B” me dice mi inconsciente
-“Esto?, pero si esto es el mundo! esta es mi familia, esta es mi gente, por qué están ellos allá y yo de este lado?”
-“Porque luego de haberte observado a ti misma, es cuando debes enfrentar al mundo, a todos”

Como con un soundtrack de película trágica, cuando el protagonista camina por las calles vacías de una ciudad luego de que hubo una masacre, donde todos murieron y las calles están destrozadas, como cuando la protagonista deambula por la calle principal, buscando restos de sobrevivientes, buscando una señal de vida, buscando una sonrisa, buscando una ayuda y se encuentra la nada, así, es así empecé de 0, de a poco, porque en el fondo, en el fondo ha sido la primera vez que me he dado cuenta que he tenido una cita conmigo misma, y nos queda tanto por conocernos…