Emborráchate

“Uno debería estar siempre borracho. Esa es la gran cosa. No sentir la horrible carga del tiempo pesando en tus hombros y arrastrándote hacia la tierra, uno deberías estar siempre borracho, sin respiro.

¿Borracho con qué? con vino, con poesía, o con virtud, como tu lo desees. Pero emborráchate.

Y si algunas veces pasa que te despiertes en las escaleras de tu palacio, o en el verde prado cerca de la cuneta, en la deprimente soledad de tu propia habitación, y descubres que tu embriaguez está decayendo o se está desvaneciendo; pregúntale al viento y las olas, pregúntale a las estrellas, pájaros o al reloj, pregúntale a todo lo que vuele, a todo lo que que gima, a todo lo que fluya, a todo lo que cante, a todo lo que hable; pregúntales por el tiempo, la hora; y el viento, las olas, las estrellas, los pájaros y el reloj responderán: “Es tiempo de emborracharse! si no vas a ser el esclavo mártir del tiempo, permanece perpetuamente borracho! con vino, con poesía, o con virtud, como tu lo desees.”

no lo dije yo…