No me corresponde

Estoy viviendo una vida que no me corresponde, estoy viviendo en un mundo que no quiero y estoy viviendo una rutina que me está matando.

Tengo 26 años, tengo un buen trabajo, bastante bueno, de hecho muy bueno, es triste decir que muy bueno “para ser profe” pero esa es la realidad de Chile.

Mi familia dice que soy una suertuda, que tengo un trabajo que me permite darme la vida de reina, no tengo hijos, no tengo ninguna responsabilidad “te ganas la plata pa’ ti no más! Por eso vives como vives, cualquiera quisiera la vida que llevas” un buen barrio, todos los fines de semana de fiesta, me compro lo que se me da la ganas… pero no me hace feliz.

Hace un buen tiempo que vengo pensando que realmente habemos personas que no nacimos para vivir la “vida normal” que tiene todo el mundo, hace algún tiempo que vengo pensando que no soy del tipo de persona que pololea por mucho tiempo, se casa, tiene hijos, se compra un auto y es feliz. A diario me levanto con menos ganas de llegar al lugar que me provee de dinero para vivir, pero últimamente pienso que estoy sólo viviendo para trabajar. De pronto mi vida se transformó en una rutina interminable en donde la gente con mucho dinero te pone el pie encima, en donde nadie te valora porque “tienes cara de niña chica, esta niñita recién se tituló?” en donde todo es criticado, en donde la gente no es amable, en donde te tiran las lucas en la cara y tu debes quedarte callada porque “tienes buena pega Pole, no seas tonta”… Soy una agradecida de la vida a rabiar, siempre he pensado que la vida te pone personas, oportunidades, lugares, en el momento preciso, cuando más lo necesitas, toda la gente que ha pasado por mi vida me han aportado en algo o bien algo para aprender…Llegan y se van o llegan y se quedan o llegan justo en ese momento mágico, por lo que dura el momento…

Santiago es una ciudad dura, te ofrece mucho y te da poco, me he encontrado a mi misma llorando en algún baño estresada por nada, llorando en el metro sin razón alguna…¿Y esto que es? Pensé cuando me vi a mi misma así… es que esta no soy yo. He perdido la capacidad de querer a la gente, me la he pasado de lado en lado creyendo que entrego lo mejor de mi, pero en verdad sólo pierdo el tiempo con hombres vacíos que me regalan una noche que podría darme cualquiera. No los culpo, la culpa la tengo yo porque me ando poniendo a prueba a ver si alguno de esos logra sacarle chispa a lo que sé está dentro de mi. Lamentablemente sé que esa chispa no está en encontrar el amor… la chispa que está dentro de mi no está en alguien que me de una caricia, yo necesito acción. Mi vida necesita más alegría, no puedo estar 7 días a la semana pensando que tengo que trabajar, pensando que tengo que pagar cuentas, pensando que si me enfermo un día la licencia no me la va a pagar porque es “un simple resfriado”, me niego a creer que la vida que llevo ahora es la vida que tendré mi vida entera, me niego a creer en la gente que critica y juzga a todo el mundo vaya a rodearme por siempre, me niego a creer que el dinero manda, me niego a creer en la pobreza que existe a mi alrededor.

Yo nací para cosas grandes, yo quiero salir,  me siento como un colibrí atrapado en una jaula en la casa de algún señor con mucho dinero. Necesito tomar té en el balcón de algún lugar con una vista hermosa, necesito escuchar más música clásica como lo hago cada vez que mando todo lo que tengo que hacer al carajo y tomo mi computador para escribir lo que me pasa con Jan A.P Kaczmarek de fondo, necesito estar más tiempo con mi familia, necesito mirar edificios antiguos en calles sin pavimentar. Necesito conectar con alguien de verdad, necesito dejar de demostrar lo que no soy por ese terror incontrolable a que descubran mi sensibilidad desbordante y el miedo tremendo que tengo a creer que esta es mi vida de ahora en adelante.

Mi perro Martín está a punto de morir, lo tengo desde que era una niña, está viejo, ya no corre, ya no molesta. Solía levantarse y caminar detrás de mi papá cada vez que él iba al bosque de la casa, movía la cola y lo seguía, siempre fiel. Le llegó la edad de golpe y simplemente ya no tiene las ganas de saltar, de jugar…se va a morir. Martín es un perro muy fiel, cada vez que yo estaba mal, él corría donde estaba yo, los animales son muy sensibles. Se le fue la vida, se le fueron las energías.

Tengo 26 años, y a diario siento que no tengo nada, siento que se me pasa la vida por delante de mi y yo sólo me levanto todos los días a las 6 de la mañana para llegar a ganar el dinero con el que a fin de mes pagaré las cuentas, me compraré algo y me iré de fiesta porque “así es la vida”…NO, así no es la vida, así no es la vida que yo quiero. Siento que un día voy a despertar y me voy a ver a mi misma sola, con la cabeza llena de canas y completamente arrugada, sin voz porque la desgasté toda gritando en las salas de clases a niños malcriados que sus padres no supieron educar, o que sobreprotegen, que no respetar la grandiosa labor de un profesor y luego llegan esos padres con dinero a decirme en mi cara que no sé dominar a los niños. Me niego a creer que esa es la vida que me espera, yo nací para cosas grandes.

Tampoco creo en eso que el amor dura toda la vida, creo que la gente, los amigos, las parejas (menos la familia) son absolutamente pasajeros, creo que la vida te pone personas que por ese momento son lo suficientemente buenas para ti y algo te van a aportar, o algo vas a aprender, creo que las parejas que uno escoge siempre te enseñan algo, creo que el cariño que se entrega nunca es el mismo que el anterior, creo sinceramente que la felicidad se encuentra en aquello que naturalmente te deja contento, por ese momento, o por más…Como una buena comida, una risa descontrolada, una compañía agradable, una buena conversación, una tarde echada viendo series, trotar con reggaetón, bailar, bailar, bailar, una taza de té que no esté tan caliente, un cigarro con una buena amiga, un beso con mariposas en la guata, un viaje con amigos, 10 viajes más… ir al campo, oler la tierra, abrazar a tu mamá, hacer nada, una salida con amigos, un despetar sin alarma…

Hace poco estuve con alguien que me agradaba bastante, que me hacía feliz…a ratos, pero feliz. Era lindo, lindo como para dibujarlo, lindo, lindo, de estos que uno presenta a las amigas y a la familia porque está de revista, pero… (siempre hay un pero)… me hacía feliz a ratos, no pensaba en él a diario, no me moría si él no estaba, pero me hacía compañía, me daba la mano en la calle y me hacía mucho, pero mucho cariño. “Bueno y esto no era lo que querías?” pensaba yo, quizás si, quizás no…y fue ahí donde nuevamente comprendí que mi felicidad no está ahí, mi felicidad me la da el mundo que me rodea, en los lugares que he sido más feliz son en aquellos a los que he tenido que irme porque el tiempo se agotó, no por decisión mía. Tengo buenos amigos…y otros para tomarme un vino un fin de semana, tengo amigos superficiales y otros que me hacen el amor con sólo hablar, personas que pueden durar mucho, o personas que durarán lo que dure la botella de vino, ambas han aparecido en mi vida y lo agradezco.

Quiero irme, quiero irme lejos, quiero despertar con olor a café recién preparado y tener el tiempo de sentarme en pijama a oler el café, a escuchar música, a preparar unas tostadas y sentarme en la mesa… no quiero desayunar un pan rápido en el metro, no quiero tener 15 minutos para almorzar con un ruido terrible y luego correr a trabajar nuevamente, quiero conocer gente nueva, quiero aprender otro idioma, quiero conversar por horas con alguien de otro país tomando té en la azotea de un edificio, como lo hacía con una buena amiga en la universidad, cuando no hacíamos un huevo y nos íbamos a la azotea del edifico más grande, prendíamos un cigarro, tomábamos té y arreglábamos el mundo.

Quiero dejar de correr todo el tiempo, quiero sentir que alguien me vuele la cabeza, no que “si, igual me gusta” “si, igual es lindo, buena onda”…quiero sentir que quiero a alguien con una bondad tan grande que no me quepa en el corazón, quiero mirar a alguien a los ojos y que me salgan suspiros. Quiero que alguien logre conocerme de verdad, como pocas personas lo han hecho “pensabas que eras super loca, pensaba que eras super hueca, pensaba que lo único que haces es carretear, pensaba que andas puro hueviando por la vida, pensaba que todo te importa un huevo” y así.. miles de cosas que me han dicho, porque a mi se me conoce con tiempo y no permitiré que nadie que no valga la pena llegue a tal extremo…

Supongo que algún día tendré los huevos para mandar todo a la mierda e irme lejos, muy lejos, pero por ahora hay cuentas que pagar, hay arriendos que no perdonan, hay locomoción que tomar a diario… así es la vida no?

Anuncios

Acerca de Hummingbird

"Vive, ríe, ama y viaja"

Una respuesta a “No me corresponde

  1. Yoiselin

    Simplemente me encanta! No puedo dejar otro comentario más explícito que este. Me motivas a leerte ❤️ Soy de Panamá #meidentifico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: