Lejos del amor, lejos del cielo.

                                                                                 Imagen

 

Leí este artículo en la página http://thoughtcatalog.com y me llegó tanto, me sentí tan identificada que quise tomarme el tiempo de traducirlo al Español para que aquellos que no saben Inglés puedan leerlo y puedan tratar de entender no sólo a mi, si no que a todos aquellos que alguna vez se han ido a vivir afuera y luego han vuelto a sus países. Las obsesiones que eso trae consigo, las comparaciones y en el fondo, para que entiendan que todos nosotros, no estamos tratando mal a nuestros países de orígen, si no que, irse por un tiempo, conocer gente nueva, adaptarse sin familia, sin amigos, sin nada, comenzar todo de 0, para que llegado un momento determinado, debas decir adiós nuevamente, no es algo fácil. Y sí, yo soy una obsesionada con la vida que tuve en Estados Unidos, mucha gente me debe odiar, envidiar y muchas cosas más. Deben pensar que el hecho de subir fotos y hablar de mi vida el año pasado ya comienza a ser molesto y que quiero “sacar pica”. No, no es así, porque el hecho de experimentar lo que yo y muchos otros han vivido no es sólo viajar y conocer lugares, es dejar atrás con lo que has vivido siempre, es dejar atrás las comidas de tu mamá, es decirle adiós a personas con las que te relacionabas día a día, es dejar todo atrás, tomar un avión y llegar donde no sabes qué te espera, donde no sabes si tu nuevo año será excelente, si conocerás gente que sea parecida a lo que acostumbrabas, o si conocerás al amor de tu vida (como fue mi caso). Irse un año afuera es una experiencia que no muchos tienen la suerte de vivir. Y caer en la obsesión luego de tu regreso, puede ser causante de odios, pelambres y muchas cosas más que lo queramos o no, todos los que nos hemos ido aprendemos a vivir con ello. Quiero traducir estas 10 cosas que vi en esa página, no sólo para que más gente me entienda, sino porque me afectó profundamente, me llegó en lo más profundo del corazón la certeza de cada punto, pude darme cuenta cómo no era sólo yo la que ha vivido esto y mucho más, pude sentirme parte de un grupo que sin saberlo, pasó por todos y cada uno de las 10 cosas que escribiré a continuación:

 “Moverse por el mundo te enseña muchas cosas. No es para todos. Toma a cierta clase de personas que sean capaces de hacer lo que hacemos. Empacar todas tus cosas en dos bolsos de mano y dos bolsos para facturar es difícil en sí mismo y para generalizar, imaginen ser una mujer! Sólo podría llevar 10 par de zapatos!! Tu mamá irá a tu maleta y disminuirá en 7 jeans en vez de 17 y te recordará que esos short aún no te quedan y no te han quedado por 3 años, probablemente deberías dejarlos ir. Junto con dejar ir esos short, estás dejando ir amistades, relaciones, comodidad.

Un hombre sabio me dijo que la razón por la que nos movemos a nuevos países es porque estamos o arrancando de algo o yendo hacia algo. Me reí y creí que él estaba loco. Simplemente quería un cambio, no hay ninguna razón por mi opción. Mientras más lo pensaba, más me daba cuenta que él estaba en lo cierto. No estaba simplemente arrancando de algo, estaba corriendo a toda velocidad lo más rápido que podía. Lo que no me di cuenta fue que esa opción ahora ha comenzado a ser los cimientos de mi futuro. Al igual que un tatuaje, esa pequeña pequeña prueba y quieres más y más. No hay vuelta atrás.

  1. LIBERTAD: Un nuevo sentido de libertad. Libertad de hacer e ir como se me plazca. Libertad de viajar, libertad de tomar opciones sin una red que me salve. Libertad de ser tú mismo.
  2. VER QUE TU VIDA EN CASA SIGUE AVANZANDO: Los cumpleaños van y vienen, matrimonios, muertes. La vida no se detiene y espera por ti.
  3. FORTALECIMIENTO DE TU HABILIDAD PARA MATEMÁTICA PORQUE ESTÁS SIEMPRE TRANSFORMADO EL DINERO DEL PAÍS EN EL QUE TE ENCUENTRAS AL DINERO DE TU PAÍS: Sabes que es aún mejor cuando conviertes tu nuevo dinero al dinero que usabas antes. Todo es aún en pesos para mi.
  4. COMUNICACIÓN: Responder a alguien en cualquier lengua, menos la lengua que ellos hablan.
  5. HISTORIAS: Las historias que tendrás que decir por el resto de la vida, son tan increíbles que la mayoría de la gente pensará que estás exagerando. Hospitales, aeropuertos, dentistas. Tratas de obtener tu punto en cualquier medio. Y realmente me refiero a CUALQUIER medio posible.
  6. TE DAS CUENTA QUE FERIADOS Y MOMENTOS QUE JAMÁS PENSASTE QUE IMPORTABAN, SON LOS QUE AHORA TE HACEN EXTRAÑAR TU CASA MUCHO MÁS.
  7. CRECER: Tanto como odies admitirlo, cada vez que te cambias, creces. Aprendes las mejores formas de empacar, conoces nuevos amigos, te vas por ahí y sobrevives.
  8. ADRENALINA: Esos saltos en puentin de los cañones y desde los aviones no tienen nada en comparación con tomar un avión y viajar a un lugar desconocido. Sin conocer a nadie, Sin conocer alrededor. Sin conocer el idioma. Eso si que es un golpe de adrenalina.
  9. PACIENCIA: Darse cuenta que nadie te entiende. A nadie le importa. Pedir comida, subirse a un taxi y cualquier cosa normal de día toma paciencia. Nada es fácil. Algo que en casa te tomaría 10 minutos, ahora son una hora. Acéptalo.
  10. TENER QUE DECIR HOLA POR PRIMERA VEZ Y TENER QUE DECIR ADIÓS POR ÚLTIMA VEZ: No mucha gente llega a experimentar esto. Esto podría ser posiblemente lo más difícil y temerosa parte de toda mi vida. 

Comienza de a poco, ve a nuevos lugares. Solo. Ve a una ciudad por ti mismo, ve de vacaciones, solo. Lanza a ti mismo por ahí. Tu propio naufragio o nado. Cuando comience el pánico y quieras ir a casa ahí es donde tu lucha o tu vuelo pelearán. Esa fortaleza interna saldrá a flote. Pelearás y te lo agradecerás luego. Lo sé, lo hice.

Acá el texto original, espero les guste

http://thoughtcatalog.com/rachel-rae/2013/11/10-things-about-living-abroad-no-turning-back/#pj4OUAdfiITdch7F.01    

Anuncios