Nadie me avisó…

Image

Nadie me avisó que luego de 3 meses fuera de mi casa comenzaría a extrañar cosas tan simples como la marraqueta de la panadería de la plaza. Nadie me dijo que mi familia se iba a convertir en mi pensamiento diario, pero que sin embargo no puedo hablar con ellos más que una o dos veces por semana; nadie me dijo que en tan sólo 3 meses mi hermano y 2 de mis mejores amigas recibieron sus títulos de la universidad; nadie me dijo que en tan sólo 3 meses un par de personas podían quedar esperando bebé; nadie me dijo que en tan sólo 3 meses iba a crecer como no lo he hecho en toda mi vida; nadie me dijo que en 3 meses iba a querer tanto a 3 personas totalmente ajenas a mi como lo son las Españolas y el Colombiano; nadie me dijo que en menos de 3 meses me iba a enamorar como una loca de la cabeza, desde los pies hasta la punta del pelo; nadie me dijo que en tan sólo 3 meses iba a conocer gente Africana, Mexicanos, Americanos, Judíos, Católicos, Ateos, Negros, Blancos como la leche misma, Alemanes, Franceses, Españoles, Colombianos y más Americanos, Argentinos, Polacos, Rusos, Japoneses, Ingleses y nuevamente Americanos; nadie me dijo que en 3 meses iba a aprender tanto como lo he hecho hasta ahora; nadie me dijo que iba a tener que aprender a ser fuerte, a saber que sólo en Chile la gente abraza como si no hubiera un mañana; nadie me avisó que al venirme acá jamás iba a escuchar un “conchetumadre” o que el pisco iba a ser tan difícil de conseguir; nadie me dijo que la única forma de decirle a mi madre TE AMO con todas sus letras, fuera dándome cuenta que está lejos; nadie me dijo que mis amigos eran contados con los dedos de UNA mano y que el resto era mierda podrida con sonrisas bonitas a la hora que les conviene; nadie me avisó que me iba a sorprender de más de un par de personas; para bien o para mal, sorprender. Nadie me dijo que en USA no había pan preparado por el panadero normal y corriente, que no iba a encontrar manjar, que la gente no sabe lo que es una cazuela; nadie me dijo que iba a viajar como si el mundo se acabara mañana y que pagara con mi tarjeta ropa, aviones, hoteles, más ropa, más aviones y más hoteles; comparado a que en Chile era una simple estudiante juntando el dinero para comprar un cigarro Hilton y comer maruchán a cucharadas. Nadie me dijo que los menos importantes ahora son mi mayor apoyo desde lejos; nadie me dijo que la envidia existe y que en verdad las energías viajan kilómetros; nadie me dijo que la Pola que se vino ha desaparecido por completo, pero sigue teniendo el mismo corazón; nadie me avisó que los sueños de niña iban a estar en la palma de mi mano y que iba a caminar por el paseo de la fama con una normalidad como estar caminando en las calles de Colbún; nadie me dijo que tan pronto me iban a comenzar  a llamar “Maestra”; nadie me dijo que las ciudades podían ser tan limpias, las calles bonitas, pero la gente tan fría; nadie me enseñó a NO dar besos al saludar; ni menos un abrazo efusivo; nadie me dijo que en América fumar es ser drogadicto, pero si fumas Marihuana por la calle, eres un Americano de tomo y lomo y lo más normal del mundo; nadie me dijo que acá no hay “shushás” ni “hueveo”; nadie me dijo que el verano es en Junio ni que la navidad no tiene pesebre; nadie me dijo que iba a echar tanto de menos hablar Español Chileno; nadie me dijo que tuviera tanto miedo a perder a mi madre como para soñar más de 4 veces con ella en la semana; nadie me dijo que iba a poder olvidar aquellos amores que pensé que me seguirían de por vida, dejarlos encerrados en cajas perdidas y reemplazarlo por la felicidad más grande que podría haber estado esperando por mi; nadie me dijo que iba a trabajar como una esclava y que me gustara; nadie me dijo que luego de 3 meses iba a poder ir al cine y ver películas gringas sin subtítulos y reirme con las tallas; nadie me avisó que uno se vuelve más patriota cuando está fuera de su patria; nadie me dijo que escuchar CHILE en cualquier parte me iba a emocionar tanto; nadie me avisó que EFECTIVAMENTE si uno se encuentra con un chileno en el extranjero la 1° palabra es BUEEENA CONCHETUMADRE! y que eso me iba a dar gusto; nadie me dijo que iba a extrañar tanto mi país, pero que me iba a enganchar tanto que ya no quiera volver; nadie me había dicho te amo en 2 idiomas ni nadie había llegado con flores porque sí; nunca nadie me avisó que la vida me iba a cambiar de cielo a la tierra; ni menos que yo iba a cambiar junto con ella…

Image